INTRODUCCION A MELANIE KLEIN HANNA SEGAL PDF

Aint she that Freudian wench? The one who specialized in kids? As the Mother of Object Relations Theory, shes hot. You mean as the Queen of Psychobabble. That, too.

Author:Kegrel Kesho
Country:Czech Republic
Language:English (Spanish)
Genre:Travel
Published (Last):21 July 2005
Pages:266
PDF File Size:9.42 Mb
ePub File Size:6.28 Mb
ISBN:124-6-65383-146-1
Downloads:88801
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Malasar



ELEG el tema de la fantasa para el primer captulo de este libro porque creo que se pueden resolver muchos equvo- cos aclarando este concepto y la forma en que se lo emplea en psicoanlisis, especialmente en la obra de Melanie Klein y sus colaboradores.

Algunos psiclogos solan objetar la descripcin freudiana de la mente calificndola de antropomrfica. Extraa objecin, al parecer, ya que el psicoanlisis se ocupa de describir al hom- breo Queran decir que cuando Freud formul ciertos concep tos, como por ejemplo el de supery, pareca considerar que la estructura mental contena objetos antropomrficos, o de forma humana; si se comprende el concepto de fantasa incons- ciente, esta obj ecin desaparecer. Cuando describe el super- y, Freud no quiere decir que nuestro inconsciente contenga realmente un hombrecito, sino que sta es una de nuestras fan- tasas inconscientes sobre los contenidos de nuestro cuerpo y nuestra psique.

Freud nunca se refiere especficamente al su- pery como a una fantasa; sin embargo, est claro que esta parte de la personalidad se debe a una introyeccin -en la fantasa- de una figura parental, una figura parental Ianta- seada, distorsionada por las proyecciones mismas del nio. Algunos psicoanalistas criticaron del mismo modo la des- cripcin kIeiniana de los objetos internos.

En su obra, M. Klein ampli mucho el con- cepto freudiano de fantasa inconsciente y le dio mayor mpor- 20 rancia. Las fantasas inconscientes estn siempre presentes y siempre activas en todo individuo Es decir que su presencia no es ndice de enferme dad ni de falta de sentido de la r ealidad, as como no lo es la presencia del compl ej o de Edipo. Lo que determinar el estado psquico del suj eto es la naturaleza de estas fantasas inconscientes y su relacin con la realidad ex- terna.

Freud no elabora sus concepciones sobre el origen de las fantasas inconscientes ni la fase del desarrollo en que apare cen por primera vez, y cuando describe fantasas inconscientes especficas, generalmente se refiere a las que surgen despus del segundo o tercer ao de vida. Segn Melanie Klein, la Ian- tasia inconscient e es la expresin ment al de los instintos y por consiguiente existe, corno stos , desde el comienzo de la vida. Por definicin los instintos son buscadores-de-obj etos.

En el aparato mental se experi encia al instinto vinculado con la fantasa de un objeto adecuado a l. De este modo, para cada impulso instintivo hay una fantasa correspondiente. Al deseo de comer, le corresponde la fantasa de algo comestible que satisfar a ese dese: el pecho.

Lo que Freud describe como "realizacin alucinatoria de deseos" se basa segn Melanie Kl ein en que una fant asa inconsciente acompaa y expresa al impulso instintivo. Por ejemplo, el bebe somnoliento que mueve la boca con expresin placent era y hace ruidos de succin, o se chupa los dedos, fantasea que est realmente succionando o incorporando el pecho, y se duerme con la fantasa de tener el-pecho-que- da-leche realmente dentro de si, En forma similar, el bebe hamo bri ento, furioso, que gr ita y patalea, fantasea que est realmente atacando al pecho, desgarrndolo y destruyndolo, y experien- cia sus propios gritos que lo desgarran y lastiman como el pecho desgarrado at acndolo en su propio interior.

Por con- siguiente, no siente solament e una necesidad ; puede sentir tamo hi n que sus contracciones de hambre y sus propios gritos son. Crear fantasas es una funcin del yo.

La concepcin de la fantasa como expres in mental de los instintos por mediacin del yo supone mayor grado de organizacin yoica del que pos- tula Freud. Desde el momento del nacimiento el bebe se tiene que enfrentar con el impacto de la realidad, que comienza con la experiencia del nacimiento mismo y prosigue con innu- merables experiencias de gratificacin y frustracin de sus de- seos.

Estas experiencias con la realidad influyen inmediata. La fantasa no es tan slo una fuga de la realidad; es una con- comitante constante e inevitable de las experiencias reales, en constante interaccin con ellas. Se puede ver un ejemplo de fantasas que influyen en la reaccin ante la realidad en el caso del bebe irritado por el hambre que, en vez de aceptar el pecho, se aparta de l y no quiere mamar.

En este caso, el bebe puede haber hecho la fan- tasa de que ha atacado y destruido el pecho, al que siente ahora malo y atacndolo a su vez. Por eso, en el momento de la mamada, cuando reaparece el pecho externo real ya no lo siente como un pecho bueno que lo alimenta, sino que sus fan- tasas lo han distorsionado convirtindolo en un perseguidor terrorfico. Estas fantasas se pueden observar fcilmente en el juego de nios muy pequeos, as como en el juego y verba- lizaciones de nios algo mayores.

Pueden persistir en el in- consciente de los nios e incluso de adultos, causando dificul- tades en la alimentacin. Algunos analistas creen que estas fantasas surgen despus y se las proyecta retrospectivamente a la lactancia. Sin duda es sta una hiptesis adicional innecesaria, ya que hay una congruencia notable entre lo que podemos observar en la con- ducta de lactantes y fantasas que se expresan realmente cuando se alcanza el estadio del juego y del lenguaje, o material ana- ltico del consultorio.

En casos ms complicados es posible ver cmo, aunque se pueda percibir y observar correctamente la realidad, la secuen- cia causal que se atribuye a los acontecimientos est determi- nada por fantasas inconscientes. El ejemplo tpico es el del nio cuyos padres tienen realmente una mala relacin y pelean. Segn se trasluce a menudo en el anlisis, el nio siente que esta mala relacin es el resultado de sus propios deseos de que los padres se peleen, y cree que al atacarlos con su orina y heces ha embrollado y arruinado la relacin entre ellos.

Si bien la fantasa inconsciente influye y altera constante- mente la percepcin o la interpretacin de la realidad, lo in- 22 verso tambin es cierto: la realidad ejerce su impacto sobre la fantasa inconsciente.

Se la experiencia e incorpora, y ejerce fuerte influencia sobre la fantasia inconsciente misma. Tome: mos por ejemplo al bebe que empieza a sentir hambre y trata de sobreponerse mediante la alucinacin omnipotente de poseer un pecho bueno que lo amamanta; la situacin ser radical- mente distinta si se le da de mamar pronto que si se lo deja con hambre durante largo tiempo.

En el primer caso el bebe sentir que el pecho real que le ofrece la madre se funde con el pecho fantaseado por l, y su propia bondad y la del objeto bueno le parecern firmes y duraderas.

En el segundo caso se sentir avasallado por el hambre y la ira, y en su fantasa se acrecentar la experiencia de un objeto malo y persecutorio, con el resultado de que su propia ira le parecer ms poderosa que su amor y el objeto malo ms fuerte qne el bueno. Este aspecto de la interrelacin entre fantasa inconsciente y verdadera realidad externa debe tenerse muy en cuenta cuan- do se quiere evaluar la importancia del ambiente sobre el desa- rrollo del nio.

El ambiente tiene, de hecho, importantsimos efectos sobre la infancia y la niez, pero no es verdad que sin un ambiente malo no existiran ansiedades ni fantasas agre- sivas o persecutorias. La importancia del factor ambiental slo se puede evaluar correctamente si se tiene en cuenta cmo lo interpreta el bebe en funcin de sus propios instintos y fanta- sas.

Una mala experiencia real se hace mucho ms importante cuando el bebe ha tenido intensas fantasas colricas en las que atacaba el pecho, ya que dicha experiencia le confirma, no slo su sensacin de que el mundo exterior es malo, sino tambin su sensacin de que l mismo es malo, y su creencia en la omnipotencia de sus fantasas malevolentes.

Las expe- riencias buenas, por otra parte, tienden a disminuir la ira, a modificar las experiencias persecutorias y a estimular el amor y la gratitud del bebe y su Creencia en el objeto bueno. Hasta aqu hemos insistido en el papel de la fantasa como expresin mental de los instintos, en contraposicin con la concepcin que considera a la fantasa slo como instru- mento de defensa y medio de escapar de la realidad externa.

Pero las funciones de la fantasa son mltiples y. Es, sin emba rgo, ms qu e eso: es tambin una defensa contr a la reali- dad interna. Cuando el suj eto hace una fantasa de r ealizacin- de-deseos; no est evitando solamente la frustracin y el reco- nocimiento de una realidad externa di splacentera; tambi n est l o que es incluso ms importante defendindose contra la realidad de su propia hambre y de su propi a ira, o sea, contra su realidad interna.

Ad ems, al gunas fantasas se pueden uti- lizar como defensa contra ot ras fantasas. Un caso tpi co es el de las fant asas manacas, cuya finalidad principal es impedir qu e aparezcan subyacentes fantasas depresi vas. Una tpica f an- tasa manaca es la de que el Yo I contiene un objeto ideal de- d " 1 d "n 1 l. Al consi der ar la utilizacin de la Iarua sia inconsciente corno def ensa nos pr eguntamos cul es exactame nte su relacin con los mecanismos de defensa.

En po cas pal abras, la di stincin r eside en la diferencia entre el proceso real y su rep resentacin meno tal detallada, especfica. Por ejemplo se pu ede decir que en un momento dado una persona usa como mecanismo de defensa los procesos de proyeccin e intr oyecci n. P er o la persona mis- ma experie nciar dichos procesos en funcin de fantasas, y en esas fantasas se expresa lo que ella -siente qu e est incorpo- rando dentro de s o poniendo fuer a de s, la forma en que 10 hace y los resultados que atribuye a estas acciones.

A menudo los paci ent es describen cmo sienten el pr oceso de represin, por ejemplo hablando de un dique dentro de ellos que podra estallar bajo la presin de al go simila r a un torrente, Lo que un obser vador puede describir como mecanismo, la persona mi sma lo siente y describe como una fantasa detallada.

El material siguiente presenta un e jemplo ms complicado: Un paci ent e que haba comenzado su anlisis haca poco tiempo 1 Se ha traducido self por Yo, reserv ando "yo" para la designacin de la instancia psquica.

Sel f Yo alude a todo 10 que es asimilado a u no mi smo, en referencia a la opos icin Yo - no yo [T. Durante algunos das podamos realizar una labor analtica bastante til, pero luego reaparecera con escasos recuerdos conscientes de dicha labor y ningn efecto el: ella en su personalidad, como si hubiera obliterado el proceso entero y sus resultados. Tanto para m como para mi paciente era bastante claro y hasta mereca ponerse rtulo al proce so que en la situacin analtica estaba utilizando como de- fensa los mecanismos de escisin y negacin.

Un da lleg tarde, perdiendo exactamente la mitad de la sesin. Dijo que se haba extraviado en Loudon Hoad, una calle cercana a mi casa, y all haba pasado la primera mitad de la sesin. Asoci Loudon Road con "Las Brujas de Loudun"; pareca haber escindido la sesin analtica de modo de poder preservar una buena rela- cin conmigo durante la mitad de la sesin en tanto que la I laci.

Po- cos das despus surgi una oportunidad de interpretarle su relacin con el pecho, y en ese momento tuvo una fantasa muy vvida. Se vio de pronto tomando un cuchillo enorme, cortando mi pecho y arrojndolo a la calle. Tan vvida fue la fantasa que el paciente se angusti mucho. Se pudo comprender entonces que lo que se haba hablado en trminos de un proceso de esci- sin y negacin el paciente lo haba sentido en realidad como una fantasia extraordinariamente vvida.

Haba sentido real. Haba sentido tambin que arrojaba ese pecho a la calle y que a continuacin ese pecho se converta en la "bruja" de Loudon Road. La neza- cin ele sentirse perseguido por su analista la vivi como cortar el vnculo entre los dos pechos, el bueno y el malo. Esta experiencia, como muchas otras, confirma el hecho de que generalmente es ineficaz interpretar mecanismos de defen sa hasta tanto aparezca la oportunidad de interpretarlos en fun- 4 Se ha traducido split off por la expresin "csrndida y apartada", para designar el resultado de uu proccs ; en el qu.

A veces en los sueos de los pacientes podemos observar claramente esta relacin entre fantasa inconsciente y mccanis- mas de defensa, Veamos dos sueos relatados por una pariente durante la sesin anterior a mis vacaciones. En el primer sueio se hallaba en una habitacin oscura donde se vean dos figu- ras humanas paradas una cerca de la otra, adems de otras personas ms borrosas.

Las dos fi[ lIras eran exactamente igua- les, pero una de ellas pareca apagada y oscura, mientras h otra estaba iluminada. La paciente estaba segura de.

Esta paciente utilizaba mucho 10,5 mecanismos de escisin, negacin e idealizacin. Esa misma semana haba tenido opor- tunidad de verme en una habitacin llena de gente, situacin inusual para ella, y en relacin con el sueo asoci que las dos figuras me representaban. Una era la persona a quien torlos podan ver en la habitacin llena de gente, pero la otra era "Sil analista", que le perteneca slo a ella. En este primer sueo est claro que maneja sus celos. En el segundo sueo una niita sentada en el. Se guardaba el pedazo cortado y el piso quedaba cubierto de papelitos descartados que otros ni - os recogan afanosamente.

El segundo sueo es una versin ms completa del primero; muestra cmo senta realmente esta escisin e idealizacin. La escisin est representada por el acto de recortar. Ella es la niita que ha cortado de su analista la figura recortada que, como la figura iluminada del primer sueo, representa la parte buena de la analista.

Las personas que en el primer sueo slo podan ver a la analista de figura oscura estn representadas en el segundo por los nios que slo tienen los papelitos descartados. La escisin del primer sueo 26 HANNA SEGAL la vive claramente en el segundo como ataque, como cortar realmente a la analista en una parte ideal y una parte sin valor; y lo que en el primer sueo est representado como idealiza- cin lo vive en el segundo como robar y retener para si los mejores pedazos recortados de su analista.

El segundo sueo muestra claramente que esta paciente senta los procesos de escisin e idealizacin como una actividad muy agresiva, voraz y culpable. Cuando consideramos la relacin entre la fantasa y los mecanismos de introyeccin y proyeccin se aclara en cierta medida la compleja relacin existente entre fantasa inconscien- te, mecanismos y estructura mental.

Freud describi al yo como un "precipitado de catexias de objeto abandonadas". Este precipitado est compuesto por objetos introyectados. El primero de dichos objetos descrito por Freud mismo es el supery. El anlisis de tempranas rela- ciones obj etales proyectivas e introyectivas ha revelado fan- tasias de objetos introyectados en el yo desde la ms temprana infancia, comenzando por la introyeccin de los pechos ideal y persecutorio.

Primero se introyectan objetos parciales: el pecho y luego el pene. Despus se introyectan obj etos totales: la madre, el padre, la pareja parental. Cuanto ms temprana es la introyeccin, ms fantsticos son los objetos introyectados, y ms distorsionados estn por lo que se ha proyectado en ellos. A medida que prosigue el desarrollo y se acrecienta el sentido de realidad, los objetos internos se aproximan ms a las pero sanas reales del mundo exterior.

El yo se identifica con algunos de estos objetos: identifica. Tambin se sien- te a los objetos internos en relacin mutua; por ejemplo, se siente que los perseguidos internos atacan al objeto ideal tanto como al yo.

De este modo se va construyendo un comple- jo mundo interno.

1000 RECETA PER QDO FAMILJE PDF

HANNA SEGAL, Introducción a la obra de Melanie Klein

.

LIBRO DOTT MAX GERSON PDF

Introduction to the Work of Melanie Klein

.

Related Articles